La explicación de este octavo paso de la rutina facial coreana lo vamos a hacer un poquito diferente. Cuando hablamos de mascarilla facial de un solo uso nos referimos a esas mascarillas de celulosa, silicona u otros materiales que son como una telita impregnada en esencia que nos aplicamos en el rostro.

Una vez hemos limpiado en profundidad nuestra piel con nuestra doble limpieza, con el exfoliante y finalmente con una mascarilla facial limpiadora, pasamos a la parte de hidratación. Y en esta parte, esta mascarilla facial de un solo uso es clave. Y es que con este tipo de mascarillas aportamos a la piel una gran cantidad de hidratación en pocos minutos gracias al nivel de esencia que lleva en la bolsita.

Pero claro, este paso se debería de hacer mínimo unas tres veces por semana, aunque se recomienda hacerlo cuatro veces. ¿Qué bolsillo aguanta esto? El mío desde luego no. Por eso en este post os voy a explicar cuál es mi técnica para cumplir con este paso de la rutina facial coreana sin tener que vender ninguno de mis órganos vitales. Con estos tres trucos ya tengo cubierta las tres veces por semana. Y si alguna vez tengo alguna mascarilla facial de un solo uso, pues la introduzco y esa semana le doy a mi piel un extra.

Mascarilla facial de un solo uso casera

Este truco lo aprendí en un libro sobre la rutina facial coreana que os dejo aquí por si os interesa. Se basa en coger algodones de los de la cara de toda la vida e impregnarlos en nuestro tónico. Y así ir poniéndolos por todo el rostro como si de una mascarilla se tratara. Los dejamos puestos unos 10 minutos y los retiramos.

Es cierto que el producto que estamos aplicando no es el mismo que el de una mascarilla facial de un solo uso, ya que suelen estar impregnadas en esencia, algo con muchos más ingredientes que nuestro tónico. Pero recordemos que el objetivo de esta mascarilla es hidratar nuestra piel. Por lo que es una buena manera de cumplir con este paso.

Yo hago esto una vez a la semana con mi amado tónico de arroz. Si no lo conocéis ir al post porque os enamorará.

Seven Skin Method

Este método seguro que lo habéis oído alguna vez. Yo sinceramente nunca lo había probado. Ahora lo hago una vez a la semana.

Se trata de aplicar nuestro tónico siete veces. Si, vamos a tardar un ratito, pero merece la pena. Aplicamos el tónico y dejamos que nuestra piel lo absorba. Una vez absorbido volvemos a aplicar el tónico. Y así hasta siete veces. Es un plus de hidratación que le daremos a nuestra piel y sin duda notaréis los resultados.

Yo hago este paso con el tónico de arroz que ya os he comentado.

Mascarilla facial hidratante

Recordemos que el objetivo principal de esta parte de la rutina facial coreana es hidratar. Por lo que una manera de evitar la mascarilla de un solo uso es utilizando una mascarilla convencional pero que sea hidratante. Este tipo de mascarillas nos duran más tiempo y por lo tanto la rentabilizamos más.

Mi preferida es de KIEHLS. Se trata de la Calendula & Aloe Soothing Hydration Masque. Es unas de las preferidas de la marca y no me extraña. Hidrata en profundidad y deja la piel suave. Además, al llevar extracto de caléndula por todas partes, calma mucho la piel y la refresca. 

Y si uso una mascarilla facial de un solo uso

Si alguna semana utilizo una de estas mascarillas me aseguro bien de guardar toda la esencia que sobra en la bolsita. Estas mascarillas no se deben de reutilizar. Pero la esencia que sobra si que podemos guardarla en un bote y utilizarla en el sexto paso de nuestra rutina facial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here