Después de haber hablado sobre la doble limpieza facial coreana, el exfoliante facial y sobretodo sobre los beneficios de usar diaria y correctamente las mascarillas faciales limpiadoras vamos a comenzar con el quinto paso de nuestra rutina facial coreana. Estamos hablando del gran olvidado, del que antes eliminamos de nuestra rutina facial, el tónico.

El tónico es algo que todos conocemos pero que siempre decimos eso de «no sirve para nada». Y seguro que si hemos comprado algún tónico de mala calidad o no lo hemos utilizado correctamente la sensación de que no sirve para nada es real. Seguramente no estemos aportando a nuestra piel lo que realmente necesita.

¿Para qué sirve un tónico facial?

Como ya dijimos en el primer post explicando los diez pasos de la rutina facial coreana, existen dos partes muy bien diferenciadas en esta rutina. La parte de limpieza y la parte de hidratar. Un tónico facial es la transición perfecta entre la parte de limpieza de nuestra rutina facial y la parte de hidratación.

El tónico va a aportar a nuestra piel la primera fase de la hidratación que necesita. Y además va a equilibrar el ph, algo muy importante y que muy pocas veces tenemos en cuenta. Un tónico apropiado además prepara la piel para el resto de productos hidratantes que vamos a aplicar sobre ella para que pueda absorberlos mucho mejor.

Lo bueno de los tónicos es que hay muchas variedades. Por lo que podemos comprar una que vaya acorde con nuestro tipo de piel. Pero es importante recordar que el tónico no es para controlar la grasa, ni para eliminar brillos. Es para hidratar. Por eso debemos eliminar de nuestra cabeza, sobretodo las que tenemos la piel grasa, que todos los productos que utilicemos deben ir destinados a eliminar grasa o brillos.

Mis tónicos favoritos en mi rutina facial coreana

Yo personalmente utilizo dos tónicos diferentes. Y sinceramente no sabría deciros cuál de los dos me gusta más. Porque ambos dejan un acabado precioso en la piel y tienen sus beneficios. Así es que os voy a explicar cuáles son y vosotros ya elegís.

TÓNICO DE CALENDULA DE KIEHLS

Este es el tónico que utilizo por la noche cuando me desmaquillo. Antes de acostarme es el momento perfecto que tengo para dedicarme media horita y realizar mi rutina facial con total tranquilidad y dedicándome tiempo a cuidarme a mi misma. Sinceramente, es uno de mis momentos preferidos del día.

Al desmaquillarme, exfoliarme y aplicar una mascarilla limpiadora la piel se queda más sensible, por lo que un tónico que contenga caléndula me viene genial. Refresca, hidrata, calma e ilumina mi piel desde el primer momento. La noto más suave e incluso más limpia.

Recordar que al aportar hidratación a nuestra piel hacemos que esta no produzca tanta grasa. Por lo que podemos eliminar el mito de que una piel grasa no necesita hidratación. La necesita, pero aplicada correctamente. Os dejo un post donde explico cuáles son las diferencias entre una piel grasa y una seca y qué tipo de hidratación necesita cada una.

TÓNICO CASERO DE ARROZ

Si, habéis leído bien, es un tónico casero. Y la mar de fácil de hacer. Este tónico es una de las mejores cosas que le ha podido pasar a mi piel. En cuanto lo aplicas notas la suavidad que aporta y la hidratación. El arroz es uno de los ingredientes que más utilizan las coreanas. Y ya habéis visto la piel que tienen…

Yo lo aplico por las mañanas. Tengo un tuper en la nevera para mantenerlo fresquito y así me refresque la piel al mismo levantarme. La deja perfecta para aplicar el maquillaje después de la hidratante.

Es muy fácil de hacer. Cogéis un puñado de arroz y lo ponéis a hervir en agua. Más o menos un vaso de agua y media taza de las que usamos para el café llena de arroz. Lo dejamos unos 20 minutos y lo escurrimos. Pero recordar que lo que nos vamos a quedar es con el agua. Ese agua está llena del almidón que ha soltado el arroz y es lo que va a obrar el milagro en nuestra piel.

Este tónico es muy recomendado también para aquellas personas que tienen acné o incluso marcas en la piel. No os preocupéis por si os hace reacción. Al ser tan natural no tendréis ninguno problema. Para aseguraros yo recomiendo utilizar arroz integral o ecológico. Pero cualquiera que tengáis en casa servirá.

Hacer la prueba un día y contarme lo qué habéis notado en la piel. Con una semana de uso ya notaréis los cambios.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here