Hay mucho de qué preocuparse si tienes pensado hacer una boda de verano. No hay nada más idílico que una boda en esta época del año. Aunque ya te hemos contado qué hacer si se te antoja una celebración en otoño o invierno.

Celebrar tu matrimonio al aire libre y bajo la calidez del sol es probablemente una idea que ya has pensado varias veces. Pero no olvides que cuando se trata de calor, rayos ultravioleta e insectos, debes ser un poco más consciente de proteger a tus invitados y obviamente a ti misma y tu pareja. Por eso te traemos elementos esenciales para hacer que la planificación y el disfrute de tu boda de verano sean los más fáciles y alegres posibles.

Proporcione un refugio para el calor

No importa cuánto ames el sol, tus invitados apreciarán algunas formas de escapar del calor. Y por más boda de verano que sea, las temperaturas (tan altas) nunca son bien recibidas. Asegúrate de que un lugar al aire libre ofrezca algún tipo de sombra o aire acondicionado. Evita que los invitados se acaloren durante la ceremonia y pide un ujier que pase toallas de mano pequeñas o en la entrada puedes ofrecer abanicos. Que además de dar un toque autóctono se verá muy guay. Distribuye baldes de hielo decorativos o canastas llenas de botellas de agua cerca del lugar de la ceremonia, y una vez que comience la recepción, coloca el agua muy cerca de la pista.

No des marcha atrás respecto a las fechas

El verano es el mejor momento para las vacaciones, especialmente cuando se trata de familias con niños en edad escolar. Envía un anuncio por adelantado (te recomendamos enviarlo por lo menos de tres a cinco meses antes de su boda) para que todos puedan marcar tu boda en sus calendarios anticipadamente y planificar alrededor de ello.

Sirve comida más ligera

La comida pesada y el calor no se mezclan. Elije un menú de temporada que incluya productos locales frescos. Los pinchos de fruta a la parrilla son tentadores aperitivos, y para el postre, considera pasteles de fruta o tartas en lugar de (o además de) pastel. Los cócteles congelados (menta, manzana o sandía son sabores deliciosos) o incluso los helados también pueden ser toques festivos.

No comiences tu boda al mediodía

Con el sol en su estado más fuerte, los huéspedes (acalorados) no estarán de humor para la fiesta. Piensa en una hora de inicio en la tarde o temprano por la noche. El plan ideal: programar la cena para la puesta del sol (siempre que el sol no se ponga demasiado tarde), luego trabajar el resto del evento en ese momento. De esta manera, también garantizarás la iluminación ideal para las fotos.

Usa ropa fresca y transpirable

Debes sentirte cómoda y segura, no sofocada y pegajosa. Para las novias, elije un vestido de boda hecho de tela ligera que respire, como la seda. También puedes optar por una falda más corta si te sientes moderna y aventurera. Si no puedes resistirte al pesado traje de baile tradicional, úsalo durante la ceremonia, luego cámbialo a un traje liviano o un vestido de cóctel para bailar. Los novios se verán apuestos con un traje de tonos claros (piénselo: gris claro o beige), un elegante traje de lino o, para obtener el look más casual de la playa, pantalones caquis y botones.

No te olvides de la protección contra el sol y los insectos

Las quemaduras solares pueden dar al término «ruborizada» un significado completamente nuevo. Antes de vestirte, la pareja y los asistentes deben aplicar protector solar a cualquier piel expuesta. Considera usar un humectante y una base o polvo que contenga protector UV. En el baño de visitas, incluye una cesta con toallitas con protector solar y repelente de insectos (que también debería estar disponible en el sitio de la ceremonia).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here