Si no eres una novia que ha contratado a un wedding planner con un amplio séquito de ayudantes, no temas. Hamish Shepherd, de BridesBook, especialista en planificación de bodas, ha revelado los errores más comunes que cometen las personas al organizar una boda. Y aprovecha para dar sus mejores consejos sobre cómo evitarlos. Si quieres saber qué no debes hacer a la hora de organizar tu boda quédate.

No hacer un horario para el gran día

Ceremonia, bebidas, fotos, cena, discursos, baile, etc; hay mucho que hacer en tu gran día. Y como ocurre con cualquier gran evento, inevitablemente las cosas terminan funcionando a un ritmo descontrolado.

Según Hamish, para evitar quedarse sin tiempo, asegúrate de sentarte antes del día de tu boda y escribir un itinerario con puntos de acción.

«Por ejemplo, cuando es el momento de sentar y organizar a todos los invitados, se debe esperar unos 30 minutos, si se trata de 80 a 100 invitados. Cortar el pastel puede tomar hasta 15 minutos«, dice Hamish. «También es una buena idea asignar a un amigo el trabajo de vigilar el reloj para que pueda apurar las cosas cuando sea necesario«.

 

Dejar que el clima sea un problema

Si tu boda la vas a celebrar en invierno o en una ciudad donde las precipitaciones son constantes, es indispensable tomar previsiones respecto a la lluvia. «Siempre deben tener un plan basado en clima húmedo, incluso si su boda está prevista para agosto«, recomienda Hamish. «Si se prevé la lluvia bajo cualquier circunstancia esta no tendría que ser un inconveniente»

Para planear con anticipación, piensa en proporcionar sombrillas grandes a los huéspedes. Y aprovechar al máximo la lluvia con fotos románticas. También puedes dotar de algún toldo a la pista de baile así como las mesas. Esto, obviamente, si planeas hacerlo al aire libre.

No asignar suficiente tiempo para las fotos

Desde las fotos románticas con tu pareja hasta las fotos instantáneas junto a familiares. Esta parte del día puede consumir bastante tiempo y puede ser difícil de coordinar. Especialmente si quieres fotos de grupos grandes.

Para ahorrar tiempo, Hamish recomienda capturar todas las tomas de grupo lo más rápido posible. Además puedes pedirle a un par de amigos que ayuden a reunir y organizar a las personas.

«Hay que asegurarse de no perderse la recepción y ser claros con el fotógrafo desde el principio sobre el tipo de tomas que se desea, y cuánto tiempo estarán dispuestos a comprometerse para realizarlas«, ya que el fotógrafo puede trabajar por horas, así evitas que este se marche antes de conseguir todas las fotos que deseas.

Ordenar la cantidad de vino incorrecta

Ya sea que ordenes demasiado o muy poco, pedir vino puede ser una tarea difícil cuando planificas la recepción de tu boda, y muchas parejas se equivocan.

Como regla general, Hamish recomienda permitir una copa por invitado cada 30 minutos antes del brindis de los recién casados, después media botella para la cena, finalmente una copa para el brindis y por último, un trago por hora hasta que culmine la fiesta.

Dejar que los discursos se alarguen por mucho tiempo

Todos lo hemos visto. Un discurso malo o aburrido que acaba con la boda por completo. Si bien no puedes ayudar con lo que dirá tu padre o el padre de tu pareja o el padrino, puedes asegurarte de que lo mantengan corto dándoles un límite de tiempo de 10 minutos.

«Además, es casi obligatorio tener el discurso escrito y practicar previamente«, dice Hamish. Es necesario recordar los discursos como un momento emotivo, no aburrido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here