Todas quieren que las fotos de su boda se vean como sacadas de una revista nupcial. Y a su vez quieres saber cómo sentirte cómodo al tomar las fotos de boda ¿verdad? En un mundo perfecto, tu álbum sería página tras página de imágenes perfectas, donde tú y tu cónyuge se ven como un par de supermodelos: hermosos, relajados y totalmente enamorados, tanto entre sí como con la cámara.

Lamentablemente, no todos somos modelos. De hecho, ¡algunos de nosotros nos sentimos incómodos frente a la cámara! No importa si nos tomamos un selfie tonto con nuestros amigos o si posamos frente a un profesional, las fotos siempre salen forzadas, incómodas y vergonzosas. ¿Cómo puedes evitar semejante desastre en tu día especial?

Cómo sentirte cómodo al tomar las fotos de boda

Aquí hay algunos consejos sobre cómo sentirte cómodo al tomar las fotos de boda.

Encuentra el fotógrafo adecuado

El día de la sesión, el trabajo del fotógrafo es doble: tomar la imagen perfecta y hacer que la pareja se sienta cómoda. Tu fotógrafo debe conectarse contigo y tu pareja, hacer bromas entre tomas, felicitaros cuando una pose es la correcta y, en general, hacer que las fotos de tu boda sea una gran experiencia. Por supuesto, no todos los fotógrafos vibrarán con cada pareja, por lo que es importante encontrar un fotógrafo cuya personalidad se adapte a la tuya.

Cuando comiences a buscar un fotógrafo de bodas, no tengas miedo de reunirte con algunos candidatos diferentes. Incluso si estás locamente enamorado del trabajo en el portafolio de alguien, es posible que no conectes con su personalidad y si eso sucede, tus fotos NUNCA se verán tan bien como las que adoraste.

Reúnete con diferentes fotógrafos hasta que encuentres el que se siente como un profesional y un amigo; si tu sesión de fotos se siente más como amigos pasando el rato, seguramente te verás más natural en el producto terminado.

Toma tu tiempo

Muchas parejas intentan exprimir su sesión de fotos de la boda en algún lugar entre la festividad, ya sea pasando la hora del brindis tomando fotos u organizando una sesión rápida justo antes de la ceremonia. En cierto modo, entiendo la logística detrás de esto: no deseas alterar el cabello y el maquillaje para las fotos, y cuentas con una buena iluminación antes de que anochezca que es importante si deseas imágenes excelentes. Sin embargo, este enfoque temporal para las fotos de bodas es una pesadilla para las personas que no se sienten cómodas frente a una cámara.

Si deseas asegurarte de tener muchas fotos excelentes de la boda, debes darte suficiente tiempo para sentirte cómodo. Considera reservar al fotógrafo por una hora extra y prepararte un poco antes de lo que originalmente habías planeado., pero valdrá la pena cuando veas tus fotos dignas de modelo.

Practica posando

Este consejo puede parecer contradictorio. Si quieres lucir natural en las fotos de tu boda, ¿por qué pasarías tiempo practicando tus poses? La realidad es que la mayoría de nosotros no somos conscientes de nuestros cuerpos durante todo el día, y las formas en que a veces nos paramos o sonreímos pueden ser muy poco halagadores. Al practicar tus poses en el espejo, puedes descubrir qué funciona para ti (y qué no).

En el espejo, practica sonreír y pararte en poses que podrías usar durante las fotos de tu boda, como sostener un ramo de flores. Esto te ayudará a determinar dónde colocar tus brazos (consejo profesional: deja un pequeño espacio entre los brazos y el torso hace que ambos brazos y cintura se vean más delgados).

También puede ayudar a mejorar tu postura y encontrar tu «lado bueno«. Lo mejor de todo, cuanto más practique estas cosas, más naturales se volverán.

cómo sentirte cómodo al tomar las fotos de boda

Sentirte mejor es verte mejor

Es un hecho simple que cuando las personas se sienten bien acerca de cómo se ven, tienen más confianza y tranquilidad. En el día de tu boda, seguramente te verás especialmente bien (todas esas personas de cabello y maquillaje son profesionales por alguna razón), pero es posible que aún tengas inseguridades persistentes que pueden dificultar tu confianza cuando llegue el momento de tomar las fotos. Lo más probable es que sepas exactamente cuáles son esas inseguridades, así que tómate un tiempo para corregirlas antes de que llegue el gran día.

¿Estás incómoda con tu sonrisa? Considera blanquear tus dientes para aumentar tu confianza. ¿Preocupada por la papada? Mete la lengua al paladar cuando sonríes; esto alargará tu cuello y minimizará la aparición de una papada. ¿Deseando tener un rostro más fresco? ¡Consigue un tratamiento facial unos días antes de la boda! Estas pequeñas cosas pueden hacer una gran diferencia en cómo te sientes, y sentirte bien es la clave para obtener una foto hermosa.

Con estos consejos, cualquiera debería poder tomar excelentes fotos de boda. El día de tu boda será uno de los días más felices de tu vida, ¡y ahora podrás apreciar tus fotos en los años venideros!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here