Cómo relajarte mientras planificas una boda es indispensable para tu salud mental. Con tanta incertidumbre en el mundo en este momento, es más importante que nunca realizar un seguimiento de tu salud mental y tu bienestar.

Ten en cuenta el estrés de la planificación de la boda, y encontrar una sensación de paz y calma es básicamente tan esencial como encontrar el lugar de tu boda. Ahora es el momento perfecto para practicar la atención plena cuando se trata de planificar tu gran día. La atención plena se trata de la capacidad de estar completamente presente, consciente de dónde estamos y qué estamos haciendo, en el momento. En pocas palabras, es poder concentrarse en una tarea a la vez.

Cómo relajarte mientras planificas una boda

A continuación, te indicamos cómo relajarte mientras planificas una boda.

Delegar tareas

Es posible que desees ser una supermujer, pero si puedes delegar tareas relacionadas con tu boda, hazlo. Si no puedes permitirte (o deseas) contratar a un organizador de bodas, asegúrate de permitir que tu círculo íntimo, incluida la fiesta de bodas, te ayude. Lo más probable es que estén esperando que tú lo preguntes, ¡así que hazlo!

Si sabes que tu hermana tiene talento para elegir el atuendo perfecto, ponla a cargo de los detalles del vestido. Si a tu mejor amiga le gusta hornear, elígela para que te ayude a localizar a los mejores vendedores de pasteles de boda de la ciudad. Al delegar las tareas necesarias, puedes ralentizar y disfrutar el proceso aún más.

Tómate el tiempo para escuchar realmente

Estar presente escuchando es una parte clave de la atención plena. Muchas veces «escuchamos» lo que alguien dice, pero en realidad no estamos escuchando. Si uno de sus amigos y familiares tiene información para compartir, una opinión o incluso una inquietud, tómate el tiempo para honrar lo que tengas que decir. No te pongas a la defensiva ni los hagas a un lado. Está allí con ellos en el momento y tómate el tiempo para escuchar. Incluso podrían compartir algo que podría marcar una gran diferencia.

Practica la gratitud

Encontrar la gracia en momentos de estrés, como el retraso de tu vestido o la cancelación del servicio de catering, es difícil. Incluso en los mejores días, practicar la gratitud puede ser una lucha en nuestras ajetreadas vidas. Pero tomarse el tiempo para estar agradecida por lo que tienes en tu vida y lo que estás haciendo te ayudará a descender a tu corazón y plantar los pies en el suelo.

Cómo relajarte mientras planificas una boda

Después de todo, ¿qué suerte tienes de planificar una boda con el amor de tu vida? Este es un momento que nunca olvidarás o que nunca podrás recuperar, así que aprecia cada momento lo mejor que puedas. Al final de cada día, conviértete en una rutina de escribir cinco cosas de tu vida por las que esté agradecido, incluida la planificación de tu boda. Pronto, los días malos no se sentirán tan mal.

Recuerda respirar

Este es un recordatorio importante. Muy a menudo, nos olvidamos de respirar cuando nos sentimos abrumadas y ansiosas. Recordar respirar es un ancla fantástica que te ayuda a asentarte en el momento presente para calmar y despejar tu mente. ¿Realmente necesitas comprar esos zapatos caros o simplemente te preocupa no encontrar otro par? ¿Está realmente molesta o simplemente tienes hambre? Tomarse el tiempo para respirar le ayudará a evitar una reacción exagerada.

Espera lo mejor

Muy a menudo, nuestras mentes toman el control de nosotros y comenzamos a crear historias negativas en nuestra cabeza. Comenzamos a tomarnos las cosas personalmente y a sentirnos enojados por situaciones que realmente no se refieren a nosotros en absoluto.

Practicar la atención plena cuando se planifica una boda no tiene por qué ser difícil. Al reducir la velocidad y regresar al momento presente con un corazón agradecido, hará que tu planificación se desarrolle con más fluidez de lo esperado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here