Sabes que desde que dices “” vas a vivir unos de los meses más emocionantes pero también agotadores de tu vida. Es por eso que después del gran día solo te queda aferrarte a la luna de miel. Esos días (o si eres afortunada, semanas) donde el ajetreo previo será una simple anécdota, los debes pasar completamente a gusto y disfrutar al máximo con tu pareja.

Entonces, no debes olvidarte de organizar también una inolvidable luna de miel porque como dice Paula Rizzo A veces las novias están tan centradas en las flores, el vestido y los invitados a la boda, que pasan por alto lo que viene después”. Y al igual que el matrimonio, preparar la luna de miel también puede ser emocionante. Aquí te decimos como conseguir que tus primeras vacaciones como toda una mujer casada sean de ensueño.

No esperes hasta el último minuto para hacer planes

Las novias a menudo dejan la planificación de la luna de miel en último lugar. Puedes tener el destino en mente, pero dejarlo hasta el final solo hará que tu viaje sea más caro, eso, y que trabajes a contrarreloj para conseguir todo a tiempo.

Comienza la planificación de la luna de miel tan pronto como comiences la planificación de su boda. Si está dentro de tu presupuesto (lo cual es lo correcto) es un buen momento para ponerte en contacto con una agencia de viajes que pueda ayudarte a distribuir los costos en unos pocos meses, lo que reducirá el estrés financiero.

Planificar tu luna de miel en realidad puede ser una distracción en medio del estrés de la planificación de la boda, ya que básicamente puede organizar las vacaciones de ensueño que tomarás justo después de decir ‘Sí, acepro‘”, dice Megan Vélez, de Destination Weddings.

Dedica tiempo para hablar sobre lo que quieres

Incluso antes de comenzar a planear tu luna de miel, querrás conversar sobre el tipo de viaje que deseas realizar junto a tu pareja. ¿Les apetece ir a un centro turístico con todo incluido, o desean tomar un crucero o un viaje por carretera y ver una serie de lugares diferentes?

También deberán tomar en cuenta la geografía y decidir qué tipo de escenario desean más. ¿Quieren ir a un lugar tropical? ¿Montañoso? ¿Histórico? Estos factores les ayudarán a reducir la ubicación en sí. “Elegir un destino de luna de miel debe ser un reflejo fiel de quienes son como pareja” dice Lydia J. Redmond, directora de bodas en el famoso The Ritz-Carlton Resorts of Naples. “Tu luna de miel debe ser el ‘viaje de tu vida‘, así que elige un destino que nunca olvidarás y con el que volverás a soñar en futuros aniversarios”.

Busca itinerarios y planes de viajes en blogs sobre el tema para ayudar a resolver el problema de cómo agrupar todas las cosas que desea hacer en un solo viaje.

Establece un presupuesto y haz todo lo posible para cumplirlo

No te agobies al planear algo que no está dentro de tus posibilidades. Siempre es mejor no exceder el presupuesto y (si se puede) terminar por debajo este ya que el objetivo es comenzar una vida juntos, lo que implica una larga lista de gastos futuros, como la compra de tu primera casa. Se realista acerca de lo que pueden gastar y las experiencias que desean compartir.

Decide cuándo es el mejor momento para irte de luna de miel

Debido a lo demandante que puede ser organizar una boda, muchas novias optan por posponer sus planes de luna de miel durante semanas o meses después de pararse frente al altar. “Esto no solo permite a las novias centrarse en los eventos de su boda, sin el estrés adicional de empacar para un viaje y prepararse para marcharse al día siguiente, sino que les da a los novios algo que mirar hacia adelante una vez que la emoción del día de su boda se ha ralentizado”. dice Jeanenne Tornatore, editora principal de Orbitz.

Por otra parte si quieres una luna de miel inmediata pero no cuentas con el tiempo (quizás por trabajo) puedes hacer un viaje por carretera o un vuelo rápido para comenzar a explorar nuevos lugares dentro de tu país.

Reduce las opciones

Una vez que haya hablado sobre que quieres para tu gran luna de miel (entiendase un sitio tropical o montañoso) haz una lista de los principales destinos que ofrecen lo que deseas. A continuación, elige unos pocos e investiga con más detalle. “Es mucho más fácil comparar precios y servicios cuando solo se buscan dos opciones”, dice Rizzo. “Y no hay nada peor que la sobrecarga de información”.

Pide ayuda si es necesario

Los amigos y los familiares siempre se muestran abiertos a ayudar. “Haz una lista de todas las cosas que estás haciendo y que no requieren de tu presencia” sugiere Rizzo “Esto podría incluir hacer citas con proveedores, comparar precios, encontrar floristas, etc”.

Libera tu tiempo pidiéndole a una amiga o familiar que haga esa investigación por ti o contrata a un profesional. Otra gran solución es hacer que tu cónyuge se encargue de todos los planes de la luna de miel mientras tu ocupa de los detalles de la boda. Él te conoce mejor y será capaz de armar el viaje perfecto sin necesidad de tu intervención constante.

Reserva tu billete de avión y hoteles

Una vez que tu destino está escrito en piedra, puedes comenzar a comprar boletos de avión para encontrar el precio más barato disponible.

Busca los centros turísticos que ofrecen paquetes para ahorrar dinero. No dudes en llamar o enviar un correo electrónico al hotel para informarles que estás de luna de miel. «A las propiedades hoteleras les encanta consentir a sus huéspedes y darles razones para hablar sobre la excelente estadía que tuvieron, esperando que con suerte vuelvan” Apunta Tornatore.

Reserva transporte desde y hacia el aeropuerto.

Aunque no es lo más divertido, planificar el transporte hacia y desde tu sitio de hospedaje es increíblemente importante. No querrás quedarte varada en un sitio que no conoces. “…Organiza la logística de transporte a través de tu agente de viajes o directamente con el hotel para evitar el estrés y la confusión”. ¡Esta es la mejor manera de mantenerte segura y relajada!

Planifica tus actividades

Reservar excursiones con anticipación no solo te brindará algo que esperar, sino que también ahorrará costos en las reservas anticipadas. “¡Las excursiones te ayudan a aprovechar al máximo tu tiempo allí y crear recuerdos de tus salidas!» dice Valez. “Intenta programar excursiones pero no desde el primer día de estadía, ya que los primeros días deberían ser para relajarse y descansar”. Tendrás mucha más energía una vez que hayas tenido tiempo para recuperarte.

Haz la maleta mucho antes del gran día

Haz una lista detallada de todo lo que necesitarás: ropa, protector solar, dinero, ¡todo! Luego, haz un plan para cuando vayas a comprar estas cosas. Eso podría significar hacer algunas compras en línea con algunos meses de anticipación para que algunos artículos de ropa o accesorios que quizás quiera lleguen a tiempo. “Recomiendo comenzar con esto al menos tres meses antes de su boda”, sugiere Lindsay Bishop, planificadora de bodas en Charleston, Carolina del Sur.

Empaca todo lo que puedas antes de la semana de su boda. Si viajas a un clima diferente, esto será realmente fácil, ya que de todos modos no usarás la ropa que necesitas para tu destino. Junta tus maletas y colóquelas en un lugar fácil de detectar, para que no las olvides cuando salgas para su boda.

¡Diviértete!

Se supone que la luna de miel es una de las partes más agradables del proceso de la boda. Acabas de pasar el tiempo celebrando el día más grande de tu vida rodeada de todos tus seres queridos. ¿Qué mejor manera de comenzar el fin de semana que embarcarte en un lugar increíblemente romántico con el amor de tu vida? No permitas que el proceso de planificación te agobie demasiado y piensa en lo que más importa: ¡celebrar esta importante ocasión con tu nuevo esposo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here