Organizar una boda no es fácil. Hacerlo con éxito requiere paciencia, llevar a cabo las tareas debidas y tiempo, mucho tiempo. Tienes que estar preparado para las tareas diarias, para lo bueno y para lo malo que requerirán más atención de tu parte. Entonces, cuando tienes un trabajo de tiempo completo que consume toda tu existencia, es difícil realizar todo a la vez sin ayuda. Si ese es tu caso entonces sigue leyendo. Te daremos varias recomendaciones para que puedas conseguir una boda perfecta sin perder tu trabajo ¡ni tu cordura!

Si aún no has empezado a organizar tu boda y no sabes por dónde empezar te dejamos un post con algunos consejos sobre qué tareas de boda debes tener presente al principio.

Equilibra tu horario de trabajo

Tal vez has estado pensando en reorganizar tu horario de trabajo desde hace un tiempo. Entrar antes, para poder irte más temprano, eliminar actividades extracurriculares (como trabajar horas extras) para ganar más tiempo en el día. Pues es tiempo de hacerlo. Primero necesitas levantarte temprano, llegar a tiempo al trabajo y partir a la hora estipulada. Dejar de negociar horas extras que son eso, extras y te quitan tiempo para hacer otras cosas. También puedes aprovechar tu hora de almuerzo para visitar algunas webs sobre la boda, escribir a sus respectivos correos de las tiendas. Así cuando llegues a casa por la noche podrás comprobar si te han respondido.

Tu tiempo será para planificar una boda y trabajar

Lo sé, es un sacrificio pero por los meses que lleve deberás suspender otro tipo de actividades ¿salir con amigas? Sí, si te van a ayudar a contratar la floristería o elegir tu vestido. Recuerda, son solo un par de meses. También suspende (o disminuye) las actividades que te restan tiempo en el trabajo (como salir a comprar café) que solo hacen que te atrases y de nuevo pierdas tiempo que puedes invertir en tu boda. Puedes comprar café por la mañana y llevar un termo al trabajo, así como varios snacks (mejor si son barras energéticas) que te mantengan enfocada en el trabajo.

Encuentra proveedores que atiendan todo el día

No abundan, pero muchos sitios web de tiendas en línea ofrecen asesoría incluso de noche. Si no te da tiempo de ponerte en contacto en hora de almuerzo, hacerlo una vez que acabó tu jornada laboral también puede ser una opción. Así como tiendas físicas que tengan servicio en línea ya que te ahorran la visita personalmente que, obviamente, absorbe mucho tiempo.

¿Has pensado en vacaciones?

Puede que los días de vacaciones no sean suficiente pero si empiezas a organizar la boda cerca de la fecha sí. Mientras sigues trabajando puedes arreglar las citas en línea, por correo electrónico o vía telefónica. Una vez que tengas tus semanas de vacaciones puedes dedicarte a ir personalmente. Probarte el vestido, ver las flores, probar el menú y todas las actividades que requieren tu presencia.

No seas mandona, pero mantén el órden

Tienes un novio y tienes damas de honor, así que ¡haz que trabajen! Es tu boda, se entiende, pero no deberías estar sola en esto. Dales algo que hacer y confía en ellos. Pueden visitar al fotógrafo o al decorador y contactar contigo vía Slack, Google Hangouts, Skype, etc. De esta forma, puedes conversar rápidamente sobre cualquier cosa que tengan en mente. Además debes tomar en cuenta a tu pareja siempre, es la otra mitad del matrimonio. Ellos son responsables de hacer las cosas también; no te sientas mal por darles asignaciones o involucrar a tu novio cuando estás demasiado abrumada. Por supuesto, si tienes un organizador de bodas, también, eso ayuda. Y mucho.

Y recuerda mi último consejo. Hazte con una agenda donde puedas llevar todas las citas previstas o todas las decisiones que debas tomar. Una agenda de boda siempre te permite aprovechar mejor el tiempo.

Y un consejo extra, después de tanto ajetreo, incorpora una sesión de spa en tu luna de miel ¡te la mereces!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here