No dejes que estos problemas en una boda primaveral sean inconvenientes. Porque ya te dijimos que primavera es probable la época más idónea para celebrar un matrimonio; pero al igual que en cualquier otra temporada, la madre naturaleza podría tener algunos trucos bajo la manga. Saber cómo evitar (o lidiar con) estos obstáculos mantendrá a tus huéspedes cómodos; y asegurará que tu día transcurra sin problemas.

La lluvia, uno de los problemas en una boda primaveral

Ve a por lo seguro si tienes una tienda de campaña o cualquier área techada. Si los invitados caminarán entre diferentes lugares, alquila carpas o tiendas de campaña para proporcionar cobertura en el camino. Para espacios con un frente plano, ordena un dosel y ten servicio de valet parking (y un montón de sombrillas a la mano); para así garantizar que los huéspedes se mantengan secos.

El calor de la tarde

Las altas temperaturas es uno de los problemas en una boda primaveral. Si golpea una ola de calor, cuelga abanicos y/o ventiladores de mano a lo largo del respaldo de las sillas para que los invitados los agarren. Sirve bebidas refrigeradas para mantenerlos cómodos e hidratados mientras esperan que comience la ceremonia. Otra forma divertida de mantener a los invitados frescos: compra compresas frías pequeñas, colócalas en fundas de tela impresas con vuestro monograma; y haz que los ujieres le entreguen los favores congelados; para las muñecas y la parte posterior del cuello. Si tu pastel se mostrará en el exterior, pide uno cubierto de masa fondant, que se sostiene mejor en el calor.

Barro

Toda esa lluvia combinada con temperaturas más cálidas puede convertir tu lugar en un desastre . Asegúrate de proteger tu vestido cargando a una dama de honor sosteniendo el tren mientras caminas; eso sí, sólo cuando sea necesario. Si tu vestido se ensucia, espera hasta que se seque la suciedad; un secador de pelo puede acelerar el proceso; y déjalo caer. Luego, usa una varilla removedora de manchas instantánea para eliminar el barro restante. Para proteger los tacones de tu boda (y crear una linda foto), considera usar botas de agua.

Las noches frías

Es normal que las temperaturas nocturnas en la primavera pueden caer pero no dejes que eso se convierta en uno de los problemas de una boda primaveral. Usa un correo electrónico para avisar a tus invitados sobre el atuendo adecuado para las noches más frescas. Si hospedas parte de tu celebración al aire libre o dentro de una tienda, alquila calentadores portátiles para cuando se ponga el sol.

Pocos fines de semana libres

Una de las desventajas de casarse durante un momento tan popular es que la tuya no serán las únicas nupcias a las que asistirán tus invitados. No importa cuán temprano envíes las fechas; eso no evitará que tu boda coincida con otra. Dicho esto, un poco de investigación puede ser de gran ayuda para asegurarte de que la mayoría de sus invitados puedan asistir. Verifica con familiares cercanos y amigos las fechas que debes evitar para que puedas encontrar un fin de semana que sea más probable que funcione para todos.

Vacaciones de primavera

Irónico que unas vacaciones sean uno de los problemas en una boda primaveral. Si estás pensando en casarte en un popular destino de vacaciones, los amantes de las fecha pueden competir ferozmente por las habitaciones y los boletos de avión, sin mencionar a algunos intrusos no deseados durante tu boda o luna de miel. Considera reservar tu evento antes o después de las vacaciones de primavera para evitar las multitudes. Considera posponer tu luna de miel hasta que la multitud regrese a la ciudad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here